Museu de Solsona

El mundo ibérico

Protohistòria

El mundo ibérico (siglos VII-II a. C.) se caracteriza por ser la etapa en la cual se introdujeron elementos tan importantes como la escritura, la moneda o la cerámica a torno. Todos ellos fueron fruto del contacto con otros pueblos, como los fenicios o los griegos.

Iberos es el nombre que algunas fuentes clásicas daban a los pueblos que habitaban la costa oriental de la península ibérica. Según la zona que habitaban recibían nombres diversos, y en el caso de nuestra zona eran llamados lacetanos. Vivían en núcleos amurallados situados en colinas. Continuaban practicando la ganadería y la agricultura, aunque cada vez con mayor intensidad y creando una gran cantidad de excedentes, que almacenaban en silos. Complementaban estas actividades económicas tradicionales con el comercio y trabajaban los metales ya conocidos (cobre, bronce y hierro) para elaborar herramientas, útiles, armas y objetos de adorno.

Los iberos también incineraban a sus difuntos y enterraban las urnas agrupadas en zonas cercanas a los poblados. Los difuntos se acompañaban con algunos elementos de orfebrería muy elaborados.

En el museo, a diferencia de lo que ocurría en épocas anteriores, prácticamente no se conservan materiales procedentes de yacimientos de tipo funerario. En cambio, hay numerosos ejemplos de materiales procedentes de poblados ibéricos: Anseresa, Castellvell y Sant Esteve d’Olius (Olius), el Molí d’Espígol (Tornabous) o Sant Miquel de Sorba (Montmajor).

Obras de la visita

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies per millorar la vostra experiència d’usuari. Si continueu navegant, esteu donant el vostre consentiment per l’acceptació de les cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies